Ayuda

Cómo archivar correo antiguo

Para que la búsqueda sea más rápida y tu buzón sea más ligero, te enseñamos cómo archivar los mensajes más antiguos.

¿Por qué archivar el correo?

El proceso de archivo consiste en trasladar el correo antiguo desde el servidor hasta tu equipo con el fin de liberar espacio en tu buzón. De esta forma conservarás la información y podrás seguir consultándola desde tu gestor de correo habitual (Thunderbird, Outlook u otros) con la ventaja de poder hacerlo a través de carpetas que clasifican los correos por años.

A continuación te explicamos como archivar el correo en dos de los gestores más habituales.

En Outlook

Entra en Menú > Archivo > Herramientas > Limpiar elementos antiguos.

Bandeja de entrada en Outlook Menú de Outlook Menú de limpieza desplegado

Selecciona la carpeta que contiene el correo o los correos que deseas almacenar en tu ordenador.

Indica hasta qué fecha deseas guardar el correo o los correos seleccionados y da a Aceptar.

Opciones de archivado de la carpeta

Puedes visualizar las carpetas locales en el menú de la izquierda y comprobar que tus correos han sido archivados correctamente.

Bandeja de entrada tras archivar los correos

En Thunderbird

Entra en la bandeja o carpeta deseada y selecciona aquellos correos que deseas archivar.

Puedes seleccionar y archivar varios correos de forma simultánea. Para hacerlo puede resultarte útil mantener pulsado la tecla Mayúsculas para seleccionar correos consecutivos o Ctrl (Cmd en Mac) para correos no consecutivos.

Una vez hayas seleccionado el correo o los correos que deseas trasladar haz clic en el botón derecho y selecciona la opción Archivar. Al hacerlo los correos se moverán a una carpeta cuyo nombre será su año de creación.

Bandeja de entrada en Thunderbird Menú desplegado con la opción de archivar Bandeja de entrada con la carpeta archivada

Si son muchos correos es posible que el programa tarde algunos minutos en completar la operación. Puedes comprobar el proceso en la barra de estado que aparece al pie.

Una vez finalizada la operación, podrás moverlas a las carpetas locales para que sean archivadas en el ordenador y después, finalizado el proceso, eliminar las carpetas originales.