Cuando te plagian (parte de) una web

Publicado el en Reflexiones por Jaime Gómez Obregón.

Todos los que nos dedicamos al desarrollo web conocemos la cantidad de tiempo, habilidad y paciencia que es necesario derrochar delante del teclado y la pantalla para conseguir un diseño que cumpla esa larga lista de requisitos técnicos y de estilo que son los que al final distinguen lo que es un proyecto bien planificado y desarrollado de lo qué es una web mal hecha en una mañana con un editor WYSIWYG.

Como casi siempre, de vez en cuando aparece algún despistado con prisa o mala idea que roba tranquilamente las imágenes que tanto tiempo llevó concebir y retocar, o incluso los textos del sitio web de tu cliente para lucirlos es su propio sitio web.

Robo de bitmap Hostal Rocamar vs. Hostal La Torre

Nosotros acabamos de ver, perplejos, como nuestro cliente el Hostal Rocamar ha sido víctima de un plagio de estas características precisamente por un establecimiento de la competencia situado exactamente en frente.

De esto saben mucho en Pirated Sites (en inglés). Un sitio web con una gran galería de páginas web originales y sus imitaciones piratas, algunas de ellas casi cómicas, expuestas para el escarnio público.

Al margen de las consideraciones éticas y legales (que existen) que se puedan objetar a estos robos digitales, el plagio perjudica especialmente al cliente original desde el mismo momento en que el usuario de Internet lo percibe y se hace la pregunta obligada: ¿Quién ha copiado a quién?