Sobre la especulación con nombres de dominio

Publicado el en Reflexiones por Jaime Gómez Obregón.

Hace un par de días registré el nombre de dominio xhtml2.es, un lugar donde me gustaría ir escribiendo —esta vez en inglés— acerca de XHTML 2.0 como lenguaje de marcado de documentos y de la nueva ola de tecnologías W3C para los próximos años. Creo que XForms 1.0 o XML Events son temas suficientemente interesantes y prometedores como para ir ojeando tranquilamente las especificaciones técnicas (todavía en fase Working Draft) e ir intuyendo cómo irá transformándose Internet —sobre todo la World Wide Web— durante los próximos años.

Al revés que esas personas que ven la evolución natural de las cosas y los cambios que provoca en su rutina de trabajo como una molestia que frena esa pesada —y cómoda— inercia en el día a día laboral, yo creo que debo de ser uno de los pocos desarrolladores web que está deseando que esos nuevos estándares lleguen para quedarse. Son nuevos, diferentes y además casi siempre incompatibles con las especificaciones que existen actualmente, pero las ventajas del progreso bien valen tener que formarse, adaptarse y aprender de nuevo.

El nuevo weblog sobre XHTML 2.0 será en inglés, y por ese motivo intenté registrar primero el dominio genérico xhtml2.com. Como era previsible ya se encontraba registrado, así que finalmente opté por comprar xhtml2.es. Después me entretuve viendo lo qué había en xhtml2.com: nada. Y ya por curiosidad, en xhtml3.com: tampoco había nada. Todos los nombres de dominio entre xhtml1.com y xhtml6.com están actualmente registrados y ninguno tiene contenido. No se utilizan, puesto que simplemente están "reservados" —en ocasiones durante años— a la espera de que poder vendelos por cientos, y algunas veces miles de veces su precio original.

No suele haber muchas opiniones personales en este weblog dedicado al desarrollo web, pero desde mi punto de vista esto es absurdo, y a veces roza la ciberocupación. Se acumulan cientos o miles de nombres de dominio para intentar ganar dinero de forma rápida con ellos y sin proporcionar ningún valor añadido. Muchas veces se piden entre 3.000 y 10.000 euros por transfeir un nombre de dominio comprado originalmente por 5 euros.

El caso de XHTML 2.0 es especialmente clarificador, pues se espera que esta especificación comience a adoptarse de forma masiva durante el próximo lustro. Un hipotético XHTML 3.0 no sería de uso cotidiano probablemente antes del año 2015. ¿Qué sentido tiene, entonces, registrar xhtml6.com?

Parece que la progresiva subida de precios en el registro de dominios .com y .net anunciada por VeriSign este mes, y que alcanzará entre un 7% y un 10% anual durante varios años, no va a venir nada bien a los intereses de estas personas que coleccionan cientos o miles de dominios sin contenido útil y con el único fin de especular. Afortunadamente, estas nuevas tarifas no deberían afectar demasiado a los particulares, profesionales y empresas que sí hacen un uso racional de los nombres de dominio.